Novedades

 

La entidad bursátil porteña contabilizó operaciones por 2.644.508 toneladas, de las cuales 1.915.560 toneladas corresponden a nuevos contratos que se concertaron después de la medida, mientras que las restantes 728.948 toneladas fueron fijaciones de precios de negocios realizados previo al PIE.

En cuanto al aceite y harina de soja se acumularon registros por 79170 y 262562 toneladas Foto Pablo Aeli

En cuanto al aceite y harina de soja, se acumularon registros por 79.170 y 262.562 toneladas / Foto: Pablo Añeli

Los negocios concretados con soja en el marco de la nueva edición del Programa de Incremento Exportador (PIE V) superaron las 2,6 millones de toneladas en las primeras diez jornadas de vigencia de la medida, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

En rigor, la entidad bursátil porteña contabilizó operaciones por 2.644.508 toneladas, de las cuales 1.915.560 toneladas corresponden a nuevos contratos que se concertaron después de la medida, mientras que las restantes 728.948 toneladas fueron fijaciones de precios de negocios realizados previo al PIE.

Además, el 91% de las operaciones tiene precio, acumulando alrededor de 2.399.441 toneladas producto de nuevos contratos a precio hecho por 1.660.287 toneladas.

Por otro lado, de los contratos a fijar que se concertaron luego de la medida, tan solo 10.206 toneladas se fijaron, es decir un 4%.

«Esto expresó una mejora respecto a las cifras comercializadas en el mes de agosto ya que, en tan solo 10 días hábiles, se comercializó un 88% más que todo el volumen registrado en el mes de agosto», destacó el informe de la BCBA.

Respecto a las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE), se emitieron registros principalmente de soja, acumulando 484.355 toneladas, lo que eleva el total acumulado de DJVE para la campaña 22/23 a 1.608.823 toneladas.

En cuanto al aceite y harina de soja, se acumularon registros por 79.170 y 262.562 toneladas.

El nuevo «dólar soja», que comenzó el 4 de septiembre y que se extenderá solo durante este mes, establece un esquema cambiario combinado, en el cual lo exportadores deben liquidar 75% de las divisas en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) a $ 350 por dólar, mientras que el restante 25% es de libre disponibilidad.

De volcar los exportadores esos dólares al Contado con Liquidación (CCL), el promedio entre ambas cotizaciones arroja un tipo de cambio más alto, estimado entre los analistas del mercado en un rango que va de $ 420 a $ 450 por dólar, mejorando así la capacidad de compra de las industrias en el mercado local.

Fuente: Télam